miércoles, febrero 22, 2006

Tematizar la investigación bibliotecológica: Conclusiones

La biblioteca ha sido siempre un lugar en el que subyacen saberes y poderes en disputa, pero el sistema actual la ha convertido en un simulacro de organización empresarial que le hace perder el sentido y la legitimidad social. Sin embargo, el otro sentido que es necesario rescatar, es el de la biblioteca que juega un papel central en la formación de audiencias críticas, en el uso social del conocimiento y en los procesos educativos, culturales y políticos del país.

Si la Bibliotecología no es una ciencia, no tiene que preocuparse por la demostración ni por la explicación, sino por la comprensión de la situación sociocultural en la que interviene y por la consistencia de su acción estratégica en relación interdependiente con las colectividades que reclaman sus prácticas específicas. De esta manera, cobran sentido los aportes que las ciencias de la discusión y el pensamiento latinoamericano progresista pueden hacerle a la construcción de una teoría de la Bibliotecología que oriente sus prácticas en el contexto sociocultural y político latinoamericano.

La Bibliotecología, en tanto que disciplina que encaja dentro del amplio campo de las ciencias sociales, ha de esforzarse en orientar sus prácticas desde una teoría en la que se piense pluralmente las realidades nacional, regional y planetaria, y se comprendan las diversas dimensiones que integran dichas realidades. Y en ese ejercicio de reflexión y comprensión que ha de traducirse en una cartografía sumamente compleja del papel de la biblioteca en un contexto específico, parece inevitable que lo político, la cultura política, junto a la cultura educativa y la gestión sociocultural, han de ser predominantes por cuanto se relacionan y determinan, en esencia, el accionar de bibliotecarios y el papel de las bibliotecas.

El saber bibliotecológico consiste en la comprensión fenomenológica-hermenéutica de los circuitos intersubjetivos mediante los cuales se construyen conocimientos sobre y para las prácticas bibliotecarias. En este sentido, es un saber que nos ubica en el contexto de las vivencias del mundo bibliotecario, en las que se interrelacionan la comunidad de usuarios lectores con el bibliotecario, y éstos con las estructuras que constituyen la biblioteca.

Podemos hablar, en vez de una epistemología de la Bibliotecología fundamentada en la lógica científica, de un discurso bibliotecológico que racionaliza la experiencia de las prácticas bibliotecarias. En consecuencia, habrá que elaborar y desarrollar el campo intelectual de la Bibliotecología a partir de los aportes de las ciencias sociales, de la filosofía, las ciencias de la comunicación, de la sociología de la tecnología y de las ciencias de la información. La pregunta que se plantea aquí es: ¿Cómo elaborar un discurso que caracterice la tipicidad de lo bibliotecológico?

Otras preguntas de investigación que pueden abordarse desde los enfoques fenomenológico y hermenéutico, son: ¿Cómo describir y caracterizar el mundo de la biblioteca? ¿Cómo reconstruir las relaciones entre el mundo de la vida tecnologizado y el mundo de la biblioteca? ¿Qué discurso bibliotecológico puede dar cuenta de la comprensión del problema de la identidad cultural en relación con los procesos de informatización de las sociedades? ¿Cómo orientar las prácticas bibliotecarias en concordancia con el mundo de la vida de nuestro contexto sociocultural colombiano o latinoamericano? ¿Qué puede contener un discurso bibliotecológico sobre los problemas, límites, alcances y posibilidades de las tecnologías de la información y la comunicación como estructura del mundo de la biblioteca?

En la perspectiva fenomenológica, la investigación cualitativa se orienta por la tematización (dirigir la atención a algo) y recurre a la subjetividad dadora de sentido. La investigación cualitativa bibliotecológica, nos permite explicitar y comprender los contornos y los trayectos de la dinámica bibliotecaria en nuestro contexto, para ampliar el horizonte discursivo y proyectarlo hacia la superación de la inercia masificada gracias al poder de los medios de comunicación multimedial, o para superar, en el peor de los casos, las imposiciones de la cultura hegemónica y del pensamiento único, y en última instancia, para proponer y construir un campo de prácticas intelectuales en correspondencia con el pensamiento latinoamericano.

La actividad de conocer, es decir, las prácticas intelectuales de producción de conocimiento bibliotecológico, no sólo incrementan las posibilidades de intervenir y transformar el contexto sociocultural, sino que implican tener claramente establecida la finalidad de tal conocimiento, la intencionalidad a partir de la cual se produce y la responsabilidad de tomar posición política en una realidad social específica en la que han de ejercerse las prácticas intelectuales y bibliotecarias.



BIBLIOGRAFÍA

QUINTERO CASTRO, Natalia; QUIROZ PÉREZ, Angela María; VASQUEZ Q., Nartyjulieth; LOPERA L., Hernando. Objeto de estudio para una bibliotecología orientada al contexto sociocultural colombiano: propuesta abierta al debate.

VARGAS GUILLÉN, Germán. Filosofía, pedagogía, tecnología: investigaciones de epistemología de la pedagogía y filosofía de la educación. 2ª ed. Bogotá: Alejandría Libros, 2003; p. 103-104

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home